miércoles, 14 de julio de 2010

Esbozo de tres reflexiones sobre el Mundial

1. Tras la victoria, se celebran las virtudes ejemplares de los jugadores. De acuerdo. ¿Podemos entonces empezar a valorar en la educación y en el trabajo cosas como el mérito, el esfuerzo, la distinción, la competitividad, la idea misma de “selección”?

2. Los nacionalistas quieren selecciones regionales para obligar a los ciudadanos no nacionalistas de sus comunidades a decidirse entre sus identidades: o eres vasco y vas con la selección de Euskadi o eres español y vas con la selección española. La selección es, para ellos, un gran objetivo en términos simbólicos: establecer lo español como extraño, hacer irreconciliables ambas identidades.

3. El recelo ante los símbolos culturales catalanes o vascos. Ejemplo, ante la señera que llevan Puyol y Xavi. La gente que inconscientemente siente hostilidad ante los símbolos y la lengua de vascos y catalanes… ¿cómo pretenden no fomentar el sentimiento independentista? Para mí, lo mejor de la final fue ver a Puyol, jugador de la selección española, besando la bandera catalana. Si realmente es posible la cohesión entre los pueblos de España, esa bandera es parte de nosotros. Si existe España, si debe seguir existiendo, debemos aprender de una vez a sentirnos orgullosos de las culturas que la forman, a vivir como propios los signos de identidad de nuestras regiones. Si no, no vale la pena.

6 comentarios:

elquebusca dijo...

muy bien, me parecen muy oportunos los tres comentarios. Muy bien.

Anónimo dijo...

Me pareció vergonzoso el caso de Logroño. El día de la final, mi hermana asistió a la plaza a ver el partido. Cuando sonó el himno apagaron los altavoces y cuando terminó el encuentro apagaron corriendo la retransmisión. Pero lo peor de todo es que obligaban a los encargados de los bares a no poner el fútbol. Me parece ridículo ver como intentan oprimir los sentimientos de los españoles residentes en La Rioja.

Fernando dijo...

Hola, Alejandro. Está muy bien pensado todo. En concreto, en el párrafo 1, la respuesta es sí, la selección aporta valores a los chicos, empezando por el de "selección", hay muchos porteros en España pero muy pocos llegan a jugar en un club y de ellos muy pocos (3) son llamados a la selección y de ellos sólo 1 es Iker Casillas.

En cuanto al párrafo 3, el problema de usar la senyera o cualquier otra bandera es si esa es una de nuestras banderas o sólo la bandera. Es la vulgarización de dudas más graves en el Estatut: la nación catalana ¿es una de nuestras naciones o es la nación, la otra (España) no existe? El catalán ¿es uno de nuestros idiomas o es el idioma, el otro (el castellano) no debe usarse?

Igual con la senyera.

Alejandro Martín Navarro dijo...

Hola, gracias por vuestras aportaciones.

Anónimo, no sabía que estas cosas pasaban incluso en Logroño. Lo cual muestra el lado más intransigente del nacionalismo: como apunta Fernando, no sólo reivindican una nación (la que, en cada caso, consideran "suya"), sino que al mismo tiempo niegan la existencia de otra nación (la que yo, y muchos, consideramos "nuestra"). La mejor prueba es el empeño por negar los símbolos nacionales españoles, incluso allí donde ellos son clara minoría.

Lo que distingue a los nacionalismos es que para ellos la nación es una entidad metafísica, preexistente a los ciudadanos. De ahí que vean con total naturalidad que Navarra o Iparralde sean Euskal Herria, y ya no les importe tanto la voluntad de la gente.

Jaime dijo...

hola Alejandro, soy Jaime Belmar, para que veas que siempre hay algun alumno loco que te sigue.
gracias.

Alejandro Martín Navarro dijo...

¡Y que me sigue en verano! Eso sí que tiene mérito... :-)

Me alegra verte por aquí. Un abrazo