jueves, 19 de mayo de 2011

Democracia real... todavía no

Las protestas organizadas últimamente por movimientos sociales como “¡Democracia Real Ya!” me han animado a actualizar el blog, que lo tenía muy abandonado. Trataré de ser conciso, aunque el tema merecería una perspectiva mucho más amplia: lo que en primer lugar me llama la atención de estas protestas es el hecho de que la vieja y revolucionaria Europa ahora necesite tomar ideas de los pueblos islámicos para saber cómo reaccionar ante los problemas del orden socio-económico que ella misma ha creado. Primer signo preocupante. En segundo lugar, que en ellas se mezclen toda clase de reivindicaciones, más o menos razonables, pero sin ninguna unidad real más allá del hecho de que quienes las defienden están allí en la misma plaza: la ley D´Hont y la monarquía, la congelación de las pensiones y el paro juvenil. Las revoluciones políticas se hacen arrastrando a las masas detrás de dos o tres ideas simples pero convincentes. No se cambia un país, y menos un sistema globalizado, por meter todas las frustraciones existentes bajo la misma tienda de campaña. Es la falsa y abstracta generalidad -que ya desenmascaró Hegel, y tras él Marx- de lo que no posee más unidad que la de la acumulación. Pero, en fin, lo que más me inquieta de las protestas es la evidente falta de realidad, su fijación en mecanismos de mera negatividad, de inadaptación al mundo. En la psiquiatría clásica, eso se llamaba “neurosis”; y en filosofía, “romanticismo”. Ante todo, esa fe infantil en que la democracia (el gobierno del pueblo) ha de coincidir necesariamente con la prosperidad, la felicidad, la justicia y la paz, y que cuando éstos no se dan, ha de haber un culpable. En definitiva, todo ese afán judicial por estar continuamente condenando el carácter deficitario de lo real: afán, por cierto, que nada tiene que ver con la sana esperanza del “todavía no” que siempre crece sobre la lucidez que otorga el contacto con la realidad. Toda buena política es el resultado de un difícil equilibrio entre utopismo y realismo. Cuando este equilibrio se rompe a favor de una impugnación obsesiva de lo real y de una exaltación de “lo otro”, sin contenido alguno, la política corre el riesgo de convertirse en mesianismo, y el resultado de esta forma de conciencia política suele ser el autoritarismo, no la libertad. Lo que, en todo caso, podemos decir de estas protestas es que constituyen, sin duda, un signo de agotamiento, y deberían ser consideradas como un motivo de preocupación.

9 comentarios:

Ángel Ruiz dijo...

Excelente tu comentario. Ojalá leyeran los de las protestas más allá de panfletos de cinco páginas.

José María JURADO dijo...

Bravo!

Suso dijo...

¡Con qué afán cortáis la hierba que aún está naciendo!
Sólo es un balbuceo, de momento. Criticamos la apatía y desinterés de los jóvenes y, ¡zas!, cuando se muestran no apáticos y desinterasados, ¡hala!, le damos un capirotazo.
¿Y qué mal tiene que la inspiración venga de los pueblos árabes? ¿Debe nacer todo de Europa, una Europa ahora anémica, fútil y cansada de sí misma?
Creo que es un error lanzarnos como meditadores hiperinterpretativos sin dar tiempo a lo que necesita tiempo.

Ignacio Trujillo dijo...

Estoy de acuerdo con comentario tan certero.No sé muy bien todavía en qué parará el movimiento 15 M ni quién está detrás, si es que hay alguien.Constato mucha ambigüedad y confusión. Ayer me pasé por las setas, en Sevilla, a ver qué pasaba. Mucha gente, pacífica y con un manifiesto pegado en las paredes muy sensato. En todo caso me parece interesantísimo lo que está sucediendo. Ahora bien, hay que puntualizar varias cosas al respecto: 1) En España existe una democracia (todo lo mejorable que se quiera, pero existe) 2) En España todo el mundo puede expresar libremente las opiniones. Existe Libertad. Esto es muy importante no olvidarlo, porque son de los pocos objetivos fundamentales por los que merece la pena luchar y morir... Ahora bien en España lo que existe es una crisis de caballo, un paro desorbitado, y una juventud con pocas perspectivas de incorporarse al mercado laboral... Existe una gestión catastrófica. Hay qué pensar que cuando todo el mundo se compraba un pedazo de coche con 20 años porque trabajaba en el sector inmobiliario, ¡aquí no protestaba nadie! Y entonces también existían los verdaderos problemas que hay que solucionar: el bipartidismo extremo de este País, las listas cerradas, la falta de representatividad, la disolución de la separación de poderes, la forma de selección del Consejo del poder Judicial y del Constitucional, la falta de preparación de muchos políticos que "viven" y se "valen" de la política, el desbordamiento de una administración pública que nos come (cada Comunidad Autónoma un reino propio...) y muchas cosas más... Creo que hay mucho por lo que protestar e indignarse... pero no nos confundamos, existen medios y cauces establecidos (también las manifestaciones, por supuesto) pero hay que dejar claro qué es lo que se quiere y porqué se lucha. Los objetivos son fundamentales. Salir a la calle porque no llego a fin de mes, es un escape, pero no una solución. Y por último, admiro infinitamente a esos valientes que están jugándose la vida en los países Árabes por alcanzar la libertad. Conviene no confundirse, nosotros, afortunadamente, no estamos en la misma situación.

Fernando dijo...

Está muy bien descrito, Alejandro.

No creo que sea mala la crítica radical de la realidad política cuando se haga con seriedad y de forma constante. Lo sospechoso de esto es: ¿por qué ahora?, ¿por qué no hace un mes?, ¿por qué no dentro de un mes?, ¿qué pasará el lunes?, así como la acumulación de ideas variopintas que mencionas. En Madrid creo que constituyeron una mesa para que fuera el que quisiera a pedir cosas, como en Reyes Magos.

Deberías hacer una addenda sobre el hecho terrible de que la Junta Electoral dicte resoluciones y eso no tenga ninguna eficacia: pensé que eramos un Estado de Derecho.

cb dijo...

...neurosis, busqueda de culpables, negatividad,falta de realidad, inadaptación al mundo, "la sana esperanza del 'todavía no' que siempre crece sobre la lucidez que otorga el contacto con la realidad (!)"... Uff...¿Piensas entonces que los que dijeron "Basta ya", en vez de "todavía no", estaban faltos de lucidez y contacto con la realidad?También, según tu discurso, serían neuróticos o románticos los que se levantaron el dos de mayo...

Y eso de que "la vieja y revolucionaria Europa necesita tomar ideas de los pueblos islámicos para saber cómo reaccionar ante los problemas que ella misma ha creado"... Hombre, por favor, digo yo que cabe también la posibilidad de que todos los pueblos, islámicos, europeos viejos o polinésicos, reaccionen de la misma manera cuando están hasta la coronilla ¿no? Y esa acumuladora "Europa", que como sujeto gramatical más que tienda ya es carpa (que "ella misma" ha creado), ¿no peca un poco de esa falsa y abstracta generalidad que se denuncia? ¿Qué hacemos? ¿Bajamos a Europa del toro y la ponemos a hacer examen de conciencia?

De que los partidos, sobre todo el más avezado en estos tejemanejes, que ya sabemos cuál es, intentarán manipular el movimiento y llevar el agua a su molino, no tengo la menor duda, pero de que realismo y razones (variadas, como la vida misma, pero de grandísima unidad: la del poderoso caballero) no le faltan, tampoco.

soy... dijo...

Magnifica entrada, como es usual en ti.

Es tan difícil para mi opinar sobre asuntos de otro país, me limito a recordar que la clase media de cualquier economía, consumidora escandalosa de una lluvia de cosas que no necesita, deseosa de vivir como viven los de estratos sociales más altos,temerosa de bajar un solo peldaño en la siempre mencionada escalera social, soñadora incurable, que vive delirando en un materialismo que no puede cristalizar, se mueve indiferente a los problemas de la sociedad en general, y cuando viene una brisita que la atemoriza, históricamente sale a protestar,aguerrida, resentida, queriendo romper en mil pedazos el establishment. Pero un dia la marea baja. Y de nuevo nos tornamos indiferentes.

Disculpenme por cualquier intromisión que se pueda sentir en el comentario.

gracias.

Anónimo dijo...

Hola Ale, pues esto que dices me parece una simplificación tan grande como la de la mayoría de proclamas que pueden leerse en las plazas. La acumulación es tu perspectiva lógica pues el hecho democrático implica la diversidad de opiniones, pareces echar de menos la unidad de los planteamientos fascistas o totalitarios de los comunistas. Yo temo y veo que esto va a una deriva izquierdista negativa, pero también veo cómo hay motivos muy lógicos para criticar como la reforma electoral que tú también querrías o pedir que no se metan a políticos imputados y que se les quiten los privilegios que tienen. Que las plazas han eclipsado la voluntad mayoritaria sí, pero que por internet se ha visto que había mucho más y que la mayoría de la gente (de izquierdas o derechas) no queremos al pp ni al psoe ni un sistema bipartidista pues también. No digo que se apoye a la gente de las plazas, que no me gusta, pero es que hay más, y tampoco creo que los conservadores y los liberales debáis quedaros fuera y criticar sin proponer. El problema es que con actitudes como la tuya o la mía -que tampoco me mojo mucho- dejamos que los tontos de siempre se apropien de algo que gracias a internet podría ser otra cosa. Con internet podríamos hacer un manifiesto que cada cual firme según quiera y que uniera a gente más conservadora y a otros menos de derechas. El problema es que esta gente de las plazas, cada día más loca, vaya haciendo las proclamas y gente con cabeza como tú se queden fuera. Pero no quiero discutir, sólo dialogar para que entre todos pudiéramos hacer algo grande y no dejar que esto sea el típico movimiento izquierdista que en principio no era.
Si somos una democracia de verdad cada uno tiene que aportar por su cuenta y sumarnos al diálogo sin pretender escuchar las típicas tonterías de las plazas -cosa que a mí mismo también me cuesta-.

Antonio dijo...

Bienhallado, Alejandro:

Muy buen comentario, es una perspectiva muy interesante del asunto y las conclusiones me parecen muy acertadas. Por mi parte, digo también lo de que "se veía venir" y, por desgracia, todo lo que ha ido desarrollándose desde entonces, no ha hecho sino confirmar o empeorar el pronóstico: empezó como botellona y continúa como kale borroka. Mi visión es más sarcástica pero compatible con la tuya: http://beatusille.wordpress.com/2011/05/21/la-generacion-basura-puso-al-fin-el-huevo-la-botellona-party/

Es la primera vez que hago un comentario en este blog, aunque lo vengo visitando desde hace algún tiempo. Por cierto, que somos compañeros de Facultad (aunque yo de unas cuantas promociones antes), y también muy interesado en la poesía.

Un saludo muy cordial.