martes, 31 de mayo de 2011

A ver si se acaba ya esto

Deslegitimación del Estado, negación de la democracia representativa, odio a los banqueros, desprestigio de los partidos políticos. ¡¡Benito, Adolfo, estaos quietos!!

ACTUALIZACIÓN: Ya han empezado a hablar de limpiar...

17 comentarios:

Ignacio Trujillo dijo...

¡Muy bueno¡

Fernando dijo...

La Revolución, en Sevilla, debería empezar por derribar ese engendro de mirador, vergüenza de los vecinos y espanto de los visitantes.

Qué duro, citando a Benito y Adolfo. ¿No hay nada de Juan Jacobo o de Jean Paul en las consignas? ¿No hay nada, incluso, de Alejandro?

(En Madrid, en Sol, ya se ha declarado la plaga de pulgas. Esto es una lástima: era una delicia poder ir hasta la medina de Fez sólo con coger el Metro)

Santiago dijo...

Alejandro:

Siete pueblos, siete u ocho te has ido.

Cuando sucede un acontecimiento, cuando alguien dice algo, la crítica es fácil. No existe, o por lo menos yo no conozco, ninguna postura, y menos política, libre de crítica. Así, puede aceptarse que alguna de las propuestas del 15-M son ingenuas, románticas si quieres, es posible que todo acabe en algo efímero, que toda esa gente no se aclare y no se llegue a ningún lado, quién sabe.

¿Pero llamar fascismo a esto? Una serie de manifestaciones que han puesto la no violencia por bandera y cuyo lema fundamental es una mejora del mismo sistema democrático... que constantemente hacen asambleas... ¿Dónde están la exaltación de la nación, el militarismo o la negación del individuo en pro del estado que definen a todo sistema fascista?

En las entradas anteriores te quejabas de la fe ciega de la gente el sistema democrático... ¿y ahora los tachas de, precisamente, no ser democráticos?

No sé... ¿hay motivos ideológicos detrás de tus críticas? Es que no entiendo cómo alguien puede ponerse diametralmente en contra de algo como el 15-M. Creo que se lo puede criticar, insisto, pero posicionarse en el lado opuesto y acusarlos de fascistas...

Alejandro Martín Navarro dijo...

Santiago:

Mi crítica y rechazo frontal del movimiento responden a un motivo bien sencillo: no me parece que esta movida mejore el sistema democrático (por muchas buenas intenciones que lo anime), y además me parece que tiene evidentes rasgos totalitarios. Tampoco soy el único ni el primero que lo piensa. Yo lo digo con una broma, pero aquí hay argumentos:

http://antesdelascenizas.com/2011/05/18/4-rasgos-totalitarios-en-democracia-real-ya/

En mi acusación, no he dicho que sean militaristas, ni que exalten la nación, ni que nieguen al individo. Pero que no tenga esas características no lo libra de otras. Dices: En las entradas anteriores te quejabas de la fe ciega de la gente el sistema democrático... ¿y ahora los tachas de, precisamente, no ser democráticos? Justamente. Es el mismo contramovimiento del fascismo, que agitaba a las masas contra las injusticias de la democracia burguesa, corrompida por los banqueros, los partidos políticos, y unas instituciones inútiles que debían ser sustituidas por la voluntad directa de un pueblo idealizado hasta la náusea.

Las revoluciones, como las guerras, se hacen para ganarlas. Para llevar a cabo una revolución son necesarios una idea revolucionaria y un sujeto revolucionario. Aquí no hay ni una cosa ni otra, sólo un nuevo juego político con el resentimiento. Otra pirueta de las buenas intenciones y los grandes ideales. Huele a totalitario desde lejos.

Alejandro Martín Navarro dijo...

Por cierto, una matización: esta entrada está fundamentalmente motivada por el video que enlazo de la manifestación en Sevilla y las consignas que se escuchan. Me refiero a eso en concreto, que no tiene por qué ser compartido por todos los participantes, ni allí ni en otros sitios, aunque a menudo así sea.

Santiago dijo...

Mira, aquí te muestro el enlace en donde más estructuradas y claras he visto las reivindicaciones del movimiento:

http://www.publico.es/espana/380220/21-ideas-inspiradas-en-el-15-m

Dime, ¿en cuál de ellas puede verse algo de totalitarismo?¿En cuál de ellas se destruyen las instituciones democráticas?. Pueden ser discutibles y se puede legítimamente no estar de acuerdo con ninguna, pero de aquí al fascismo hay un trecho.

Dices:

"En mi acusación, no he dicho que sean militaristas, ni que exalten la nación, ni que nieguen al individuo. Pero que no tenga esas características no lo libra de otras. Dices: En las entradas anteriores te quejabas de la fe ciega de la gente el sistema democrático... ¿y ahora los tachas de, precisamente, no ser democráticos? Justamente. Es el mismo contramovimiento del fascismo, que agitaba a las masas contra las injusticias de la democracia burguesa, corrompida por los banqueros, los partidos políticos, y unas instituciones inútiles que debían ser sustituidas por la voluntad directa de un pueblo idealizado hasta la náusea."

Es que por esa regla de tres, dado que el fascismo prometía libertad, reformas sociales y mejora de la economía (incluso Hitler declaraba que lo que hacía lo hacía en nombre de la paz), todo aquel que las prometa... ¿será fascista también?

Es que, por buscar similitudes, con un poco de habilidad retórica, puedes comparar el 15-M con lo que nos de la gana. Para que una comparación sea válida, ambos miembros de la comparación han de compartir sus rasgos esenciales. La exaltación de la nación y de la raza, el militarismo, la anulación del individuo, la propuesta de un partido único y la eliminación sistemática de la oposición, la supresión de las instituciones democráticas, el control de la educación y de los medios de comunicación, etc. son los rasgos definitorios de un sistema totalitario. Si sólo se comparte alguna característica marginal, la comparación tiene poca validez.

¿Tú ves a esta gente entrando en el Parlamento pistola en mano?

Dices también:

"(...)no me parece que esta movida mejore el sistema democrático"

Son manifestaciones multitudinarias. Los políticos de turno deberían tomar nota de algunas de las propuestas. Y aunque el asunto no llegara a nada, como mínimo aquí estamos tú y yo discutiendo sobre qué es una democracia y qué es un sistema totalitario, lo cual es, a mi juicio, mejorar el sistema democrático.

Alejandro Martín Navarro dijo...

Santiago: los puntos del programa que me enlazas son, efectivamente, razonables y –en la misma medida- discutibles. Pero tampoco ellos constituyen todo el movimiento, ni a ellos va dirigida, obviamente, mi crítica.

Se ataca las instituciones democráticas cuando se amenaza con boicotear la toma de posesión de alcaldes, cuando se reparte propaganda electoral en la jornada de reflexión, cuando se llama ladrones a los políticos o cuando se rechazan las decisiones de la junta electoral. Se diluye el individuo cuando las masas se dejan arrastrar a una unidad falsa (pues no hay verdadera confluencia de objetivos más allá de la negación de lo que hay) y se nubla en la euforia colectiva de estar participando en una gran empresa de regeneración moral. Se vuelve, en fin, totalitario cuando juega con esquemas maniqueístas, dentro de los cuales el buen pueblo sufre la codicia de los banqueros y terratenientes, sin el más mínimo ejercicio de crítica sobre el hecho de que el "buen pueblo" ha participado gozosamente de la especulación cuando ésta parecía una fuente inagotable de riqueza.

Todo lo cual no quita que, efectivamente, sea un movimiento pacífico, donde se han discutido muchas ideas, se ha llamado la atención de la clase política, y con algunas consecuencias beneficiosas para la salud moral, política e intelectual del país. Y desde luego no los veo entrando en el parlamento pistola en mano. Espero no haber dado la impresión de que sugería algo parecido.

Santiago dijo...

Dices:

"Todo lo cual no quita que, efectivamente, sea un movimiento pacífico, donde se han discutido muchas ideas, se ha llamado la atención de la clase política, y con algunas consecuencias beneficiosas para la salud moral, política e intelectual del país. Y desde luego no los veo entrando en el parlamento pistola en mano. Espero no haber dado la impresión de que sugería algo parecido."

Pues macho, escribiendo las tres entradas que te has marcado...

La impresión que se deduce de ellas es que la gente del 15-M son una masa amorfa de imbéciles, bastante "infantiles e irresponsables" (te cito textualmente),con una "evidente falta de realidad" que "en psiquiatría clásica se llamaba neurosis" (panda de enfermos mentales), que han salido a la calle sólo porque están cabreados y que lo único que les une es ese cabreo y la autocomplacencia de sentirse los buenos ante tanto malvado político y banquero. Además, señalando sólo a los culpables pero sin proponer solución alguna ("Se señala el pecado, pero no la redención"), perdidos en la pura negatividad (aquí has ignorado, no sé si a propósito, toda propuesta constructiva del movimiento).
Pero es que son tan imbéciles, que, aún pidiendo más democracia, lo único que hacen es perjudicarla, acercándose peligrosamente al totalitarismo.

"Espero no haber dado la impresión de que sugería algo parecido."

Para nada, vamos, para nada.

Alejandro Martín Navarro dijo...

Todo lo que citas lo pienso, con todas las excepciones y matizaciones que se quiera hacer. Pero la impresión de la pistola y los campos de concentración es de tu propia cosecha, y yo sólo me responsabilizo de lo que afirmo, no de las impresiones que eso causa en los demás. Un saludo.

Santiago dijo...

Oye, cambiando de tema. ¿A qué no sabes a quién han dado plaza en tu instituto?

Vamos a ser compis, jajajaja (a no ser que seas tú el que ha dejado la plaza libre). Aunque vas a ser mi jefe... por lo que a partir de ahora me referiré a usted como Seine Lordschaft y no le llevaré la contraria en el blog ;)

El mundo es un puñetero pañuelo. Pero no te preocupes aún, estoy de comisión de servicios así que, si no pasa nada raro, todavía no voy para allá.

Alejandro Martín Navarro dijo...

Jajaja, me he metido en el blog para decirte precisamente eso. Esta mañana, tomando café, el jefe de estudios se refirió por tu apellido al chico que venía de filosofía. Ya les he dicho que te conozco de discutir mucho en los blogs, jaja.

Pero que sepas que les he hablado muy bien de ti, te he presentado como un tipo muy preparado, inteligente, y que parece buen profesor. De todas formas, no tendrás que soportarme -¡y menos de jefe!- porque soy yo el que se va... :-)

Muchas suerte el curso próximo. Si finalmente acabas en Daimiel, ya te digo que los chicos son encantadores y hay buenos compañeros. Estarás muy bien allí. Lo que necesites, ya sabes..

Santiago dijo...

¿Te vas tú? Vaya... ¿vuelves a tu Sevilla natal?

Y puestos a pedir información. ¿Cuántos hay en el departamento de filosofía? ¿Uno fijo y un interino? ¿Quiénes son? En la web del instituto sólo apareces tú.

Y gracias por hablar bien de mí. Así, al menos, tardarán algo más en hartarse de mis locuras, jaja.

Alejandro Martín Navarro dijo...

Vuelvo (casi) a mi Sevilla, sí. Me han dado traslado a un pueblecito de la provincia de Huelva. En el departamento somos dos, ambos con plaza definitiva. Mi compañera, que se queda allí como jefa, se llama Isabel Villar. Es una estupenda persona.

Santiago dijo...

Bueno, pues será a ella a la que llame Seine Lordschaft o Imperatrix sapientiae, como más guste.

Pues mucha suerte en Huelva. Y al menos, siempre nos quedarán los blogs ;)

Suso Ares Fondevila dijo...

Me alegra saber que te acercas a tu tierra, Alejandro. Felicidades.

Alejandro Martín Navarro dijo...

Gracias, Suso. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Democracia representativa? "Dedazo" ha sido lo que ha colocado a Rubalcaba como número I ¿Eso es representación soberana?. Nos llamas fascistas, y creo que eso es algo pasado y olvidado.
De todas formas, pienso que todo esto es una revuelta antisistema. No hay una idea fija, clara y común, todo está en continuo desgaste.