martes, 29 de junio de 2010

El triunfo de la voluntad

"No hay tribunal que pueda juzgar nuestros sentimientos y nuestra voluntad" (Montilla, 2010)

Me cuesta imaginar una forma más exacta de definir la esencia ideológica del fascismo...

7 comentarios:

nirvana dijo...

Es muy simple, el fascismo nunca debió existir, pero fue causa de muchos cambios en la humanidad...

Marisol dijo...

Si bien el fascismo de Mussolini, Hitler y Franco acabó con la vida de millones, no acabó con la voluntad de aquellos que lucharon para que imperaran los buenos sentimientos ante los malos.
Te dejo un cordial saludo berlinés.

masazul dijo...

Enhorabuena

Anónimo dijo...

Hablando con un amigo catalan e independentista por Facebook le comenté esto, pero me dijo que ante todo ellos no deseaban poner nada a nadie. Creo que lleva razón, ¿no?

Alejandro Martín Navarro dijo...

Anónimo, no entiendo la frase:
"ellos no deseaban poner nada a nadie".

Si me la explicas de otra manera, te respondo.

Anónimo dijo...

"imponer" era una errata.

Alejandro Martín Navarro dijo...

Yo sí creo que quieren imponer. La pertenencia a la nación española, tal y como está concebida constitucionalmente, no excluye otros vínculos nacionales. El nacionalismo pretende imponer, allí donde es hegemónico, UN único vínculo: de ahí que lo primero que hacen es quitar la bandera española de los lugares donde gobiernan.

Estoy convencido de que el sentido común catalán hará ver a muchos que la mejor fórmula de convivencia no es la que se basa en constructos identitarios excluyentes, sino la que es capaz de integrar diferentes grados de afectos y desafectos nacionales.

En todo caso (que es de lo que iba el post) si hubiera una selección catalana que pudiera jugar partidos con una selección española, estarían obligando a los jugadores a elegir entre ambas identidades, ¿no? Que es de lo que se trata. Además, una selección sin catalanes no sería española. Sería castellana, murciana, o lo que fuera. Para mí Cataluña es una parte vertebral, y un orgullo, en muchos sentidos, para toda España.